Benimantell - Politica
Felipe Miralles, cuarenta años de servicio al pueblo de Benimantell
Por Alicia Martínez el dia 12-11-2015 a las 0:17
El alcalde de Benimantell  es de los pocos de España que llevan al frente de su pueblo desde el año 1979
El alcalde de Benimantell es de los pocos de España que llevan al frente de su pueblo desde el año 1979
Noticias Today se ha desplazado hoy hasta uno de los parajes más bellos de toda la comarca y la provincia de Alicante, hasta Benimantell, para hablar con su alcalde socialista, que tiene el honor de ser uno de los pocos ediles de España que pueden presumir de llevar con la vara de mando toda la etapa democrática reciente de España. Sus vecinos le eligieron en las urnas por primera vez en abril de 1979, y hoy es el día en el que sigue siendo respaldado por sus vecinos tras casi cuatro décadas.

Con él abordamos diferentes asuntos de interés y curiosidades que deseamos desvelar a través de la siguiente entrevista:

Don Felipe, el pasado mayo fue reelegido por décima legislatura en las urnas. ¿Cómo van las cosas en el pueblo?


Bien, orgulloso de luchar por mi pueblo. Cuando finalicen estos cuatro años, tendré ochenta y de ellos cuarenta habrán sido de servicio a Benimantell. En España hay 8.211 pueblos y sólo en treinta estamos los mismos alcaldes que salieron en el 79. Ya sólo por eso somos noticia a veces en los periódicos.

¿Eso es porque las cosas se hacen bien, no?

Yo quise retirarme, pero mis amigos y mi partido, el PSOE, me animaron a continuar. Sobre todo fueron los amigos ya que me dijeron que al estar viudo no sería bueno recluirme en casa. Y mira, aquí andamos por el bien de todos. Yo llevo 36 años, pero mi antecesor, Don Vicente, también estuvo muchos años, de hecho era maestro de escuela y no era sólo alcalde de Benimantell, también lo era de Confrides. Hay que ver cómo ha cambiado todo desde entonces. Ahora tenemos hasta secretario y secretaria, pero antaño uno se lo tenía que hacer todo.

¿De qué viven los ciudadanos de Benimantell?

Tengo que decirte que cada día menos de la agricultura, el campo se va abandonando, aunque desde hace un par de años por ejemplo la almendra vale, y mucho. Hace nada se pagaba el  kilo a cuarenta céntimos el kilo, y hoy se paga a dos euros y medio. Puedo decir que hay personas que están llegando al pueblo buscando tierras para cultivarlas, buscan olivos, nísperos, etc….en el fondo se está recuperando el amor por la naturaleza  y la vida de pueblo, que es de mucha calidad.

Don Felipe, ¿qué importancia tiene la Diputación Provincial para un pueblo como Benimantell?

Es la vida. Ten en cuenta que nuestros pueblos han sido históricamente deficitarios en sus presupuestos, y la Diputación nos ha ayudado a poder construir infraestructuras necesarias para los poco más de quinientos habitantes. Yo he llegado a ver en este pueblo presupuestos anuales de cuarenta mil pesetas, y el cambio en las políticas de recaudación impulsadas por la propia Diputación nos ha llevado, por ejemplo, a que cada año recaudemos por el IBI del pantano de Guadalest unos 70.000 euros, y que gran parte del cauce pertenece a nuestro término municipal. Es curioso que quien menos terreno tiene sea Guadalest y lleve su nombre. Lo tiene porque es el nombre del rio, y a su vez el del pantano. Somos uno de los pocos pueblos de España que tenemos pantanos de agua para uso doméstico, y el Estado nos paga cada año un plus que nos viene muy bien. Estamos asociados junto a unos doscientos pueblos con estas características en nuestro país.

¿Y envidia a sus vecinos de Guadalest por el caudal de turistas que les llegan a diario?

Pues no, ellos están empeñados y nosotros no debemos un céntimo, al menos eso dicen las estadísticas del Ministerio de Hacienda. Aquí somos felices a nuestra manera, ahora tenemos pronto una muestra gastronómica donde la estrella va a ser nuestra olleta de blat, donde participan los cuatro restaurantes del pueblo. Esos días, alrededor del día 20-21 de noviembre, el pueblo será un hervidero.

¿Es el plato típico de Benimantell la olleta de blat?

Sí, es un plato autóctono que se ha heredado generación tras generación. En esas fechas gastronómicas también tendremos demostración de tapas, que cada restaurante ofrecerá las suyas, aparte de que todos cocinarán la olleta de la forma más tradicional. Los restaurantes dan vida a los pueblos de la montaña, la comida es sana y fresca, y eso lo buscan las gentes de la capital y los pueblos grandes, y cuando nos visitan nos dejan riqueza a todos. Aparte de la limpieza que ofrecemos en nuestros establecimientos, que no se ve en ningún sitio del mundo.

¿Obsequia a sus visitantes de honor con esta comida cuando le visitan?

Hace un tiempo tuvimos una reunión de todos los ayuntamientos y vinieron de todos los pueblos, nos llegamos a reunir una treintena, y tras el conclave que tuvimos en la abadía, nos fuimos a comer olleta de blat. Todos coincidieron que aquí hay que tener la próxima reunión, les encantó a todos.

¿Hay algún asunto que le quite el sueño?

Ahora no, antaño el mal estado de la red de aguas si que me lo quitaba porque las roturas eran continuas y cuando había que reparar algo se tenía que cortar a todo el pueblo. Ese problema ahora no lo tenemos. Benimantell es un pueblo con un término municipal muy grande, limitamos desde Finestrat a Castell de Castells, y en esos kilómetros cuadrados presumimos de fuentes naturales que ya se ven en pocas partes. Además el agua que tenemos es de muy buena calidad, al ser manantiales que no tienen filtraciones porque nuestras montañas son altas y están ubicadas las fuentes en puntos estratégicos para el desarrollo del turismo medioambiental.

Don Felipe, ¿qué presupuesto tiene el pueblo?


Pues eso tendría que decírtelo el secretario municipal, la verdad no lo sé. No padecemos, y hemos cerrado el pasado año con unos 200.000 euros de superávit.

¿Qué tiene este pueblo que encanta a quien lo visita?

El entorno natural es único. Ahora llegan autobuses repletos de gente que vienen a coger manzanilla por la sierra….y lo que antes decíamos…la gastronomía, y por supuesto, el carácter de las personas que vivimos aquí, hay bonanza y todos somos campechanos y hospitalarios. Mira, a mi por ejemplo me encanta subir a las peñas altas del término, como es la de Sacarés, que está a 800 metros de altura. Pronto tendremos la prueba deportista que partirá desde Finestrat y pasará por aquí, más de 80 km. Corriendo, y aquí tendremos preparado un avituallamiento en la plaza. Eso atrae también a muchos turistas y visitantes.

¿Cómo está Benimantell en materia educativa?

Estamos mejor que nunca. Aquí vienen a estudiar todos los niños del valle. Tenemos un colegio muy bien equipado tanto para el verano como para el invierno. Estamos impulsando actividades extraescolares para todos ellos, porque entendemos que son cosas que hacen falta y han de ser impulsadas por el propio Ayuntamiento. Aquí tenemos seis maestros, incluso los niños reciben clases de música. También la piscina municipal ofrece la posibilidad de dar clases de natación a todos ellos. Ahora estamos tras el proyecto de una Casa de Cultura próxima a los colegios, y lo lograremos, estoy convencido. Quiero tener un punto de encuentro donde poder reunirnos, por ejemplo, cuando se celebren las jornadas de lucha contra el cáncer, por ponerte un ejemplo, ya que Benimantell ha sido punto de encuentro para todas las personas del Valle del Guadalest enfermas o que han sufrido la enfermedad.

¿Qué proyecto hay en marcha en el pueblo que le ilusione a usted en estos momentos?

Un hotel que ocupa las antiguas instalaciones del Arca de Noé, las que visitó la Reina Doña Sofía, que ahora se ha convertido en un hotel-restaurante destinado a los amantes del relax y los sonidos de la propia naturaleza. Están finalizando un recinto que dará prestigio a Benimantell y todo el valle.

Y así, entre anécdotas y curiosidades del pueblo, nos despedimos de un alcalde ejemplar de un pueblo extraordinario. Volveremos pronto a visitarle a él, sus gentes, sus negocios…Volveremos por tanto a Benimantell.