Generalitat - Editorial
Señores de la Generalitat, no nos obliguen a emigrar a los hijos de esta tierra
Por Pepe Martín el dia 18-06-2018 a las 10:01
Nuestra sociedad se encuentra en una encrucijada de caminos ante los acontecimientos que vivimos. Foto: Antonio Zarco
Nuestra sociedad se encuentra en una encrucijada de caminos ante los acontecimientos que vivimos. Foto: Antonio Zarco
Estamos a lunes 18 de junio de 2018. Han pasado dieciocho días desde que se dieron las cifras del desempleo del mes de mayo en España, donde como es evidente, se contó con los datos de las provincias de Castellón, Valencia y Alicante. Pues hoy, aunque parezca mentira, seguimos sin tener los datos de nuestros pueblos. Don Ximo Puig y Doña Mónica Oltra, responsables del empleo en la Comunidad Valenciana, siguen sin "colgar" en la web oficial los datos. Para otras cosas bien que han tenido tiempo, pero para esto no. 

Mucho nos tememos que las cifras no son lo buenas que ellos desean, porque los políticos bien que corren a lucirse cuando las cosas les son favorables, cosa que no han hecho en este caso. Deben haber estado muy ocupados con la llegada de los barcos humanitarios al puerto de Valencia

Esta gente que dice que nos gobierna desde hace tres años,  emula a la perfección a Camps durante su mandato en la Generalitat. Cuando venía un mes de cara, el éxito era suyo, exclusivamente suyo, y soportábamos discursos infumables sobre lo divino y lo humano. En cambio cuando un mes las cifras del paro eran contrarias, la culpa se la endosaba al gobierno de Madrid, que en este caso lideraba Zapatero quien gobernaba por aquel entonces. Pues estos, Puig y Oltra, no han diferido lo más mínimo. Si aquel andaba con sus enredos y su Fórmula I, éstos andan ahora emulando a la Madre Teresa de Calcuta. En esta comarca, con PP, PSOE y Compromís no sólo no se han solventado, sino que empeoran día a día. Voluntad total para algunas cosas, voluntad "cero" para otras, para las que interesan al pueblo.

El problema de lo que hemos visto este fin de semana, queridos amigos, es que podremos ser muy acogedores y muy humanitarios, que está muy bien, pero.....u optamos por este camino, o abandonamos el "estado de bienestar" que tanto nos ha costado construir. Mantener las dos cosas va a ser imposible.

Si a estas buenas personas les damos casa oficial, alguien de los de aquí que está en lista esperando una vivienda tendrá que seguir aguardando. Si damos ayudas económicas será en detrimento de otras partidas, ya que los presupuestos va todos tan ajustados que es imposible generar dinero por arte de magia, por muy solidarios que seamos. Si la sanidad se convierte universal para todos, se colapsarán las listas de espera en los hospitales, especialmente en los quirófanos, y por tanto, o hacemos más hospitales e incrementamos plantillas, o no tendremos soluciones al problema generado.

Aparte, si dejamos entrar a todos sin control alguno, la inseguridad va a crecer en nuestros pueblos y ciudades porque muchas de estas personas han crecido en una cultura donde los litigios se saldan a palos, y eso, elevado a nuestro terreno, es violencia asegurada. Luego tenemos el problema que muchos de ellos van a querer vivir como nosotros en cuatro días, y todos sabemos lo que cuesta construir todo, salvo que se incurra en manifiestas ilegalidades y trapicheos, que según los expertos, tendremos asegurados si abrimos las puertas a todo ser viviente. Y podríamos seguir citando ejemplos, pero Ustedes ya saben por donde vamos.

El caso es que unos llegan, y quienes nacimos aquí y hemos luchado por levantar este país, nos encontramos que en nuestra comarca, ese gobierno de la Generalitat que ayer puso alfombra a 629 personas, cosa que vemos bien, repetimos, aquí ni pisan ni vienen a arreglarnos los problemas.

No vienen a construir colegios que siguen siendo barracones y ellos prometieron gobernar para eliminarlos. No vienen a ampliar el hospital que nos han prometido mil veces. No vienen a finalizar centros culturales, también prometidos en su día. Tampoco vienen a invertir un céntimo en infraestructuras viarias ni ferroviarias porque seguimos siendo la única comarca de España que no está comunicada por tren con su capital regional. No vienen a solventar el problema de salubridad en depuradoras, ni a garantizarnos el agua que necesitamos y que ya tiene fecha de cierre de grifos si no llueve. Pero tampoco vienen a preocuparse para mejorar playas, cauces de rios y barrancos, parques naturales o zonas quemadas por pavorosos incendios, donde prometieron actuar y todo sigue igual que el día de sus promesas.

Es triste tener que hablar así de nuestros políticos. Tan malos son en Valencia como lo son en Madrid y en nuestros pueblos. Lo dramático es pensar que si seguimos así, sin actuar, nuestros hijos tendrán que coger barcos y aviones para emigrar a lugares donde al menos puedan vivir con dignidad. Y digo dignidad porque aquí, visto lo visto, a poco que empeoren las cosas, va a ser insufrible mantenerse. De echo, muchos de nuestros jóvenes ya han tenido que coger la maleta, y eso, queridos amigos, es inadmisible. O dejan de ser irresponsables, o tendremos que fletar un barco especial para todos ellos una vez pasemos por las urnas a depositar nuestro voto.

Feliz lunes!!!