Benidorm - Editorial
Señor Alcalde de Benidorm....¡¡¡Váyase hoy mismo!!!
Por Pepe Martín el dia 09-07-2018 a las 10:49
Imagen donde se contempla la tensión vivida entre la Policía y turistas británicos que celebraban el pase de Inglaterra a las semifinales del Mundial
Imagen donde se contempla la tensión vivida entre la Policía y turistas británicos que celebraban el pase de Inglaterra a las semifinales del Mundial
Todos hemos visto este fin de semana lo que ha acontecido en Benidorm a raíz del tiroteo en la Calle Mallorca durante la noche del pasado jueves. Las redes sociales han echado humo con videos tomados por particulares, otros semiprofesionales con comentarios muy alarmantes por lo visto en las calles de la "zona guiri", y algún que otro comentario con reflexiones en los pocos medios serios que quedan. Y en todo momento la pregunta ha sido: ¿Por qué han sucedido estas cosas?

Que sepamos, a las diez de la mañana de hoy lunes 9 de julio el autor o autores de los disparos no han sido detenidos. Y que sepamos, al menos hasta esta hora, el cobarde alcalde de Benidorm, el "toca xirimita" de Toni Pérez, sigue sin dar la cara tras los gravísimos acontecimientos del jueves, viernes y sábado. Este hombre tiene que marcharse hoy mismo. No hay excusa ni justificación posible que le mantenga con la vara de mando en sus manos. Ni una. Y quien le cobije y apoye, es cómplice de la destrucción de Benidorm tras lo que hemos visto.

El pasado viernes, el irresponsable Edil de Seguridad Lorenzo Martínez, alias "el chispi", emitió un comunicado de prensa tras la reunión mantenida con mandos policiales locales y nacionales. En ese comunicado, que hizo suyo pese a la presencia de la "alcaldesa en funciones" y altos mandos de las fuerzas de seguridad, se dijo, y ahí está para comprobarlo, "que se van a colocar más cámaras de seguridad y se va a ampliar la vigilancia en la zona del Rincón de Loix". Sin más. 

Y claro, a uno se le viene a la mente cuando en la anterior legislatura, tras el galopante incremento de las estadísticas en la inseguridad y delincuencia de Benidorm, hubo movilizaciones de empresarios y residentes británicos, quienes "forzaron" al entonces alcalde Navarro a tomar medidas, optándose entre otras, la de colocar "cámaras de vigilancia" en las calles. A los pocos meses, en un programa de la entonces televisión local Noticias TeVés en el que participé como invitado, se descubrió que las cámaras las habían colgado en las farolas, pero no estaban conectadas a ningún centro de control, con lo que aquello era poco más o menos una tomadura de pelo a los vecinos, turistas, visitantes, transeúntes y mendigos de la ciudad de Benidorm. Quizás "por aquellos lodos vienen estos fangos". ¡Qué sabio es el refranero español!

Todo esto viene de lejos, y lo peor de todo, queridos amigos, es que si echamos la mirada hacia el pasado, encontramos que en los años 90, personajes siniestros como es el alcalde Toni Pérez y Agustín Navarro ya estaban sentados en el Salón de Plenos del viejo Ayuntamiento. En materia de seguridad, ¿qué han hecho estos dos zotes para que Benidorm tenga una nueva Comisaría?. Vender humo.

Es decir, llevan entre ambos más de medio siglo en la política local y lo único que han hecho y están haciendo es destruir la herencia recibida de sus predecesores en materia de turismo, seguridad, limpieza, cultura, inversiones, sanidad, educación y otros menesteres. Lo que estamos viendo en lo que llevamos del siglo XXI es patético, deleznable, y repudiable por parte de estos políticos infames que van a lograr lo que parecía imposible, que es hundir al turismo de esta bendita y hermosa ciudad que nos ha visto nacer.

Las políticas de seguridad ciudadana en Benidorm son un desastre porque está en manos de políticos calamitosos y corruptos. La Policía Nacional, el pasado sábado, cumplió órdenes para actuar en una zona que parecía sitiada, a nuestro parecer con un exceso de presencia de efectivos, y con unos ademanes mejorables a la hora de actuar contra un público británico que estaba celebrando en las calles el pase de su país a las semifinales del Mundial de Rusia. Nadie entiende esos "palos" que recibieron algunos según se presencia en los vídeos sin motivo aparente alguno, simplemente por estar allí en el momento del paso del policía de turno bien equipado y armado. Y esto, quede claro, no es una crítica, es un simple comentario sobre lo que vemos y presenciamos en unas imágenes que no dejan margen al error. Un servidor estuvo en la zona durante el partido y lo único que pude ver fue alegría entre los británicos y otros turistas. Eso sí, con muchísima policía en los accesos a las calles y frente a los locales más concurridos.

Esa imagen rompe el corazón de Benidorm, de los encantos de esta tierra, de la hospitalidad que hemos dado toda la vida a nuestro turismo, y que ahora algunos desde los despachos están aniquilando por momentos.

Cuando uno revisa esos vídeos, hay que contemplar la cara de sorpresa y estupefacción de los turistas, que pensaban que era un desfile policial mostrando su "poderío", al estilo de lo que hace el Ejército en el Día de las Fuerzas Armadas. Ninguno de ellos suponía que todo el despliegue era como consecuencia de una orden contra la celebración de su fiesta futbolística. ¿Por qué pasó todo esto en Benidorm?

No seremos nosotros quienes digamos aquí lo que nos cuentan empresarios, porteros, clientes y turistas sobre lo que viene sucediendo en las calles de la "zona guiri" en los últimos tiempos. Nadie ha hecho nada desde el Ayuntamiento porque deben existir intereses que ni conocemos ni queremos conocer, aunque lo sepamos todo e intuyamos cosas peores tras los acontecimientos del pasado año y lo que vemos estos días.

Anoche, revisando otros videos de esos programas grabados en la ciudad de Benidorm por cadenas de televisión nacionales, encontré un "Espejo Público" presentado por Susana Griso en 2014. Basta verlo para observar detalles que se les escaparon a los guionistas. Hay un pasaje donde la policía local aborda a una presunta prostituta en la calle quien, según los agentes, esa noche había robado a varios turistas sus carteras. Cuando la presunta prostituta dice que ella lleva "diez años en el mismo sitio y no he robado a nadie", se descubre que la policía local por orden política, incumple las ordenanzas municipales. Incluso el policía que va comentando las acciones "de la local" durante la noche, le dice a la prostituta "sabemos que eres buena y por eso te hemos tratado bien siempre". Lo reconocen ellos mismos.

  ¿Entonces de qué coño estamos hablando, si toda esta panda de inútiles que mal gobiernan la ciudad, vulneran la Ley y han estado permitiendo lo que luego han querido "blanquear" con programas televisivos, comos sucedió en Cuatro en 2017, con el Señor Orias al frente, por orden del ínclito "Chispi"? ¿Ha mejorado algo la situación en la ciudad tras aquello, o ha empeorado? ¿De qué van estos mamarrachos que se llaman alcalde y concejales del equipo de gobierno?

En fin, hoy más que nunca pido la dimisión de Toni Pérez y El Chipi. Ambos no pueden seguir cobrando de mis impuestos y de los de Ustedes amigos, ni un sólo céntimo, para que la ciudad entre en peligro de extinción con sus pésimas o nulas decisiones. Como siempre hemos escuchado decir a nuestros abuelos, "torres más altas han caído", y ahora la cosa se tambalea, Benidorm y su riqueza están en peligro.

Antes de finalizar, queremos dejar por escrito nuestro reconocimiento por el trabajo realizado tanto a las Policías Local como a la Nacional durante los últimos días, quienes con excesos o sin ellos, han evitado que la sangre llegara al río ante decisiones de tanto irresponsable político en esta ciudad de Benidorm, sin duda, la más hermosa del mundo.

Feliz lunes!!!