Benidorm - Editorial
¿Qué hay detrás del mendigo tatuado en Benidorm, además de miseria de políticos y algún empresario local?
Por Pepe Martín el dia 10-08-2018 a las 0:54
Mientras abundan los mendigos en las calles de Benidorm, para algunos británicos sólo ha interesado ayudar al tatuado por un súbdito suyo. Foto: A.Z.
Mientras abundan los mendigos en las calles de Benidorm, para algunos británicos sólo ha interesado ayudar al tatuado por un súbdito suyo. Foto: A.Z.
Son muchos los lectores de este medio, quizás más de los que podríamos esperar, quienes se han extrañado que no hayamos dicho nada en Noticias Today sobre la película que se ha vivido en los medios nacionales con Benidorm como protagonista y un mendigo tatuado en su frente por no se sabe quién y a cambio de qué.

Lo que si hemos visto en informativos de cadenas de televisión, hemos leído en prensa escrita, y hemos escuchado en emisoras de radio, es que un mendigo, supuestamente borracho, aceptó tatuarse su frente a cambio de cien asquerosos euros, "donados" por un británico quien, por arte de magia ha desaparecido, no se sabe nada más del tipejo, salvo que al parecer estaba de despedida de soltero. 

Este especímen de nacionalidad británica, vino poco más o menos a dejar la cacareada "educación inglesa" a la altura del betún. Y claro, ante semejante ofensa, los británicos de Benidorm, o al menos unos pocos, quisieron lavar su imagen "ayudando" al mendigo polaco que aceptó los pinchazos a cambio de dinero. En Benidorm últimamente vemos cosas que antaño sólo eran posibles de contemplar en películas de ficción. Ahora aquí vamos adelantados a los tiempos, y ya ofrecemos "carnaza" a los medios nacionales e internacionales. De pena.

A un servidor, que nací con el defecto de ser un observador nato, me llamaron la atención tres cosas la primera vez que tuve conocimiento de la macabra noticia. La primera fue las declaraciones del alcalde, que como analfabeto y cobarde, quiso desvincular los hechos del turismo que llega a Benidorm. Por lo visto, para el irresponsable de Toni Pérez, quien pagó los cien euros nació en la huerta de Armanello, y el polaco tatuado llegó a Benidorm porque su abuela había nacido en la Calle de la Santa Faz y venía a traerle una canasto con pan y miel. Increíble pero cierto. Estas son las cosas que confirman por qué la ciudad está atravesando el peor verano de todo el siglo XXI. Empezamos a recoger los frutos de lo que han sembrado esta gentuza que llevan media vida chupando del bote desde los despachos del Ayuntamiento. 

¿Ustedes se han parado a pensar lo que ha ganado el actual alcalde en todos los años que lleva en el Ayuntamiento, por no hacer nada, porque el pobre no da más de sí?. No lo hagan porque les puede llegar la hora de la extrema unción.

La segunda de las cosas que me llamaron la atención fue ver en el informativo de Tele 5, creo recordar el 31 de julio, a una británica conocida en Benidorm hablando del asunto. Digo lo de conocida porque en los últimos años se ha fotografiado con toda la casta de políticos locales, intentando acercarse a ellos a ver si "pesca" algo, o al menos es lo que aparenta. Ella hablaba en nombre de un colectivo de británicos locales, hasta ahí todo bien. Pero la buena mujer, que parecía en pantalla Santa Teresita de Liseaux, resulta que tiene un establecimiento de tatuajes en la ciudad de Benidorm. 

¿Cómo puede salir una persona que vive de los tatuajes, hablando de un  suceso donde los tatuajes son los protagonistas, y donde se habla de recaudar fondos para eliminar las huellas de la frente del polaco tatuado? Si ella se dedica a ese mundo, y aparenta ser la Madre Solidaridad, ¿por qué no realizó de forma discreta la cosa, sin armar tanto escándalo?

La respuesta es sencilla. Las cámaras de televisión, la prensa y los micrófonos convierten a ciertos personajes en solidarios cuando en su interior no hay ni virutas de solidaridad. Aplaudimos el gesto de querer ayudar al joven tatuado, pero no podemos dejar de preguntarnos lo siguiente. ¿Solidarios con un polaco, y sin embargo a los mendigos que hay en las calles de la "zona guiri" no les dan ni un vaso de agua?. ¿Hablamos de gestos solidarios o de ruindad y oportunismo personal para alcanzar cotas de popularidad en vistas a un futuro no muy lejano?. Y lo vamos a dejar ahí, porque hoy no procede entrar en detalles más profundos.

Queridos amigos, la solidaridad y la ayuda a un ajeno, como es el caso, se debe hacer con discreción. Nunca tu mano derecha debe saber lo que hace la izquierda cuando se ayuda a un necesitado. Esa es una máxima que al parecer estos pocos británicos, que no representan a todo el tejido empresarial de la ciudad, no han tenido en cuenta. Si tanto quieren ayudar a los mendigos, en sus calles tienen más, y los tienen por desgracia porque tenemos un Ayuntamiento donde los Servicios Sociales no existen. Si existieran, ellos tendrían que haber actuado de oficio en el caso del polaco tatuado. Pero Benidorm no tiene gobierno, tiene un grupo de golfos liderando una ciudad que se hunde por momentos, y no lo digo yo, lo dice todo el mundo.

Termino amigos. Ante todo esto corresponde citar una vez más a aquella Fundación Cortes Roig que dejó en herencia al pueblo de Benidorm dinero a espuertas para que los mendigos y pobres tuvieran un techo en la ciudad. Aquella herencia desapareció y nada se hizo en beneficio de los más humildes. El tema es tabú para la casta política local, pero por desgracia es un asunto que parece importar poco al resto de colectivos de Benidorm, manipulados y prostituidos por los gobiernos locales que ha sufrido la ciudad en el último siglo. Algún día toda esta gentuza que trata así a su pueblo y sus visitantes pagarán todo de golpe. En la vida, siempre hay una justicia que llega, y no precisamente de la mano de jueces y fiscales. Ustedes ya me entienden.

Feliz viernes!!