Benidorm - Editorial
Dónde estará el famoso "papelito" de la Estación de Autobuses de Benidorm que podría ahorrar al pueblo hasta 75.000.000 de euros
Por Pepe Martín el dia 12-09-2018 a las 1:38
La estación de autobuses puede terminar por arruinar las arcas municipales de Benidorm. Foto: Antonio Zarco
La estación de autobuses puede terminar por arruinar las arcas municipales de Benidorm. Foto: Antonio Zarco
Ahora que está de moda que los medios de comunicación seamos capaces de hacer dimitir a los políticos, me pregunto cuándo algún medio de Benidorm y comarca seremos capaces de mover de los sillones a algunos políticos que llevan viviendo de la sopa boba toda su vida. Y cuando utilizo el verbo "mover", me refiero evidentemente a que existan motivos justificados para forzar su salida de una administración pública como pueda ser un Ayuntamiento.

 La última vez que vimos caer a un alcalde de la comarca fue en 2002 en Alfaz del Pi, al "ladronzuelo" Toni Fuster, quien amasó un patrimonio de miles de millones de pesetas, tal y como fue denunciado en su momento, con participación de la Justicia que dejó todo sentenciado.

Digo esto porque ayer, coincidiendo con la dimisión de la siniestra Ministra de Sanidad, la misma que tuvimos tres años como Consellera del gremio en esta tierra sin que moviera un hilo en favor de la mejora del Hospital de La Vila, nos llegaba la información sobre la petición de los partidos de la oposición de Benidorm al gobierno del PP para que "eche al empresario Enrique Ortiz de la gestión de la estación de autobuses de la ciudad". 

Cuando leí lo que unos y otros supuestamente pidieron a Toni Pérez, Lourdes Caselles y José Ramón González de Zárate, llegué a pensar que todo lo que estaba leyendo formaba parte de un reparto de papeles para hacernos creer a todos que los veinticinco concejales hacen algo, cuando ni los unos ni los otros dan un palo al agua. No es posible que con una sentencia firme del Tribunal Supremo del año 2012, hayamos llegado al 2018 y todo siga empantanado, con la amenaza además del empresario que dijo por carta al Ayuntamiento de Benidorm el pasado año "que iba a pedir una indemnización de 75.000.000 de euros", dinero que pagaríamos todos de nuestros bolsillos como es lógico y normal en base a la irresponsabilidad de los políticos desde que arrancó todo allá por el año 2002.

La historia de este "monumento" a la corrupción en Benidorm es larga y tediosa. Todos conocemos los detalles porque la cosa lleva andando casi veinte años, y ahora los políticos piden solucionar un problema que desde su inicio hasta el día de hoy tiene un momento clave del que ahora ningún político recuerda o cita en sus declaraciones. Vamos a refrescar la memoria.

Corría el año 2011, y se habían celebrado las elecciones municipales en mayo de aquel año. En los días previos a la elección del alcalde, los medios provinciales sacaron a la luz un supuesto trato firmado en el año 2008 entre el entonces alcalde Pérez Fenoll y el empresario Enrique Ortiz. Estaba de moda el "Caso Brugal", donde Benidorm también hizo acto de presencia en las investigaciones. El empresario alicantino había solicitado al Consistorio poder pedir una hipoteca avalada con el propio edificio de la estación de autobuses, una obra que había sido anulada en parte un año antes por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. También la adjudicación del Ayuntamiento en favor de Ortiz por cuarenta años había quedado anulada, y sin embargo, a sabiendas, el alcalde supuestamente "pactó" a cambio de firmar un "papelito" que contenía unos condicionantes.

El "favor" político del PP de Benidorm a Ortiz se hizo con informes que posteriormente quedó demostrado que no se ajustaban a Derecho, "dando cuenta al Pleno" cuando lo que procedía según la Ley era debatir el tema y votarlo como asunto de relevancia y máximo interés para el pueblo, cosa que no se hizo. Tampoco la firma de aquella autorización para poder pedir la hipoteca era la correcta. Lo hizo un tal Saval en lugar del alcalde Fenoll.

El famoso "papelito", al parecer, liberaba al pueblo de Benidorm de pagar cualquier indemnización al empresario el día de mañana, dijeran lo que dijeran los Tribunales de Justicia, ya que se había recurrido la sentencia del TSJ al Tribunal Supremo, quien ratificó todo en 2012. La firma para liberar al pueblo del pago en un futuro, y en todo tipo de situaciones según se dijo, era a cambio de autorizar la hipoteca para que el empresario obtuviera liquidez por importe de 21.379.000 euros. Eso fue lo que hizo un alcalde del Partido Popular llamado Manuel Pérez Fenoll.

El "papelito", del que se dijo que estaba en el expediente urbanístico, supuestamente desapareció aunque al parecer, el entonces secretario municipal pudo hacerse con una fotocopia del original, que tampoco apareció. Pero el documento, voló.

Sin entrar en más detalles sobre hipotecas y otras zaragatas, el caso es que el propio PP ofreció una rueda de prensa donde recuerdo que aseguró tenerlo todo "atado y bien atado" ante las acusaciones vertidas en prensa por los socialistas locales. Días más tarde, el PSOE renovaba la alcaldía con Agustín Navarro, ya que gobernaban la ciudad desde la moción de censura de septiembre de 2009. Durante los seis años socialistas, la cosa tampoco se solventó de forma satisfactoria, aunque hubo movimientos que no llegaron a fraguar en una solución sobre el problema del edificio y sus sentencias judiciales. Tampoco en ese periodo apareció el famoso "papelito".

En 2015 llegó el infame Toni Pérez a la alcaldía de Benidorm, y como quiera que él ya formaba parte de los gobiernos donde se fraguó la chapuza, ha ido dilatando todo con oscuras intenciones que más pronto que tarde saldrán a la luz. Ahora, sus opositores, que recordemos son mayoría absolutísima, le piden que solvente el asunto porque la pelota cada vez es más grande y la cantidad supuestamente a indemnizar a Enrique Ortiz puede arruinar a Benidorm de por vida. Tampoco en los tres años de este infecto alcalde ha aparecido el "papelito" ni nadie ha mostrado interés por ello, pese a la importancia de liberar al pueblo del pago de una cantidad multimillonaria.

Ayer, PSOE, Liberales, Ciudadanos y Compromís pidieron  que en el próximo Pleno se aborde todo este tema con informes técnicos y "hojas de ruta" prometidas durante los últimos años, cabreo incluido del empresario y su carta pidiendo millones a cascoporro.

Llegado este punto, uno se pregunta una cosa, ¿por qué siendo mayoría todos ellos juntos, no se ponen a trabajar, redactan y proponen una moción  al Pleno que dé salida y solución a este asunto, ya que con sus votos puede sacar adelante la propuesta, y ser así aprobada, pudiéndose apuntarse un tanto y decir aquello de "asuntos concluídos"? ¿Por qué? ¿Qué les pasa a los políticos de Benidorm, que ni hacen ni dejan hacer? 

Si verdaderamente Gema Amor quiere ser alcaldesa, Balastegui quiere ser alcalde, Bigorra quiere ganar escaños para su formación, y Rubén Martínez quiere coger la vara de mando, ahora tienen una oportunidad de oro de provocar un "jaque mate" a un gobierno mayoritariamente compuesto por golfos, chupacirios y sinvergüenzas que no pueden seguir un día más al frente del devenir de Benidorm. Es el momento de que la oposición demuestre que está preparada para gobernar la ciudad.

Volviendo a la estación, es evidente que a Enrique Ortiz hay que darle una solución, sea o no sea con el "papelito" que firmó y que no aparece. Igual Gema Amor sabe algo de ello, pues estaba también en aquellos gobiernos, y además era presidenta del PP local cuando se "pasteleaba" con estas cosas que han arruinado y pueden arruinar más a Benidorm. Por eso me sorprendió cuando ayer la liberal tildó a Ortiz de ser "empresario confeso de financiar ilegalmente al PP", en una época donde ella era "popular", y de las importantes, de altas esferas. Quizás tendría que haber utilizado otro tiempo verbal, o haber añadido algún adjetivo posesivo en sus declaraciones. Gema Amor debe cuidar a estas alturas su verborrea, porque puede jugarle malas pasadas.

Todos sabemos que en 2011 la policía nacional hizo saber que en una conversación telefónica grabada en 2008 entre el entonces alcalde Fenoll y Ortiz, hablaban de hacer desaparecer el famoso "papelito". Y citaban al secretario municipal, copias y fotocopias del documento, amén de otras cosas irreproducibles. Interesaba, según hizo saber la propia policía, que aquel "papelito" desapareciera para que Benidorm terminase pagando, es decir, entre todos paguemos una "multimillonada" por capricho de unos políticos irresponsables, algunos sentados en el Salón de Plenos casi veinticuatro años, como es el caso del abyecto alcalde Toni Pérez.

Ahora que Montón ha tenido que dimitir por su máster de 2011 debido a una investigación periodística sobre sus mentiras, ¿se imaginan Ustedes si apareciese alguna referencia comprometida del famoso "papelito" aquí en Benidorm?. Lo digo porque no me puedo creer que nadie en esta bendita ciudad no tenga algún argumento o documento físico, sonoro o en video, para poder evitar el pago de una indemnización que iría en el mejor de los casos desde los 22.000.000 de euros hasta los 75.000.000 de euros en el peor de ellos. ¿Ustedes se imaginan si alguien aporta pruebas sobre la existencia del "papelito"?

Los políticos no son tontos y saben de ello, aunque a veces lo parezcan. Ellos saben que como apareciesen esas pruebas, "ardería troya". Deberían luchar para que ese documento, ese "papelito" apareciese porque tendría valor millonario por el montante que evitaría pagar de la caja de todos la golfada de unos pocos, amén de hacer dimitir a más de uno, y por supuesto, enviar de vacaciones a más de cuatro políticos y algún que otro funcionario por corruptos, bien al Caribe, o bien a Fontcalent y/o Villena, una vez que la Justicia tuviera en sus manos semejante "bomba" y procesara a los responsables de este dislate.

Amigos, tengo el presentimiento de estar en vísperas de días históricos para la ciudad de Benidorm. La oposición que ayer pidió y exigió al gobierno del PP solucionar este asunto, tiene en sus manos la posibilidad de demostrar muchas cosas al pueblo, y poner a cada uno en su sitio. No hacerlo daría pie a pensar que todos son cómplices de una operación que puede arruinar a la ciudad. El "tsunami" de la estación de autobuses puede llevarse a Benidorm por delante, y eso no lo podemos permitir ni Usted ni un servidor, ni tú ni yo. Así pues pongámonos manos a la obra, y si se firmó liberar a la ciudad de un pago de esa magnitud, que se cumpla. Entre el cielo y la tierra no hay nada oculto, y ese "papelito" o pruebas irrefutables de aquella firma tienen que aparecer antes del asalto a las arcas municipales por parte de este hatajo de irresponsables y corruptos. Nos va mucho en ello.

Feliz miércoles!!!!


Imagen de la estación de autobuses junto a la nueva "intermodal" de Benidorm

Panorámica del polémico edificio desde uno de los accesos a la ciudad

Turistas deambulando por la estación sin saber como llegar a sus destinos