Marina Baixa - Editorial
Demasiado silencio de los políticos locales con la autopista AP-7
Por Pepe Martín el dia 26-11-2018 a las 16:07
Imagen de hoy mismo de una atopista apenas utilizada por un puñado de vehículos mientras la N-332 está colapsada. Foto: Antonio Zarco
Imagen de hoy mismo de una atopista apenas utilizada por un puñado de vehículos mientras la N-332 está colapsada. Foto: Antonio Zarco
Desde que hace un par de semanas el ministro Ábalos, responsable de Fomento, dijo que ciertos tramos de autopistas de peaje en España iban a ser liberados según fuesen concluyendo sus contratas, hay zonas de nuestro país donde el asunto se ha convertido en el tema de tertulia entre sus ciudadanos. Aquí todo ha pasado desapercibido, y nuestros políticos, que deberían ser los primeros en estar exigiendo ya la construcción de accesos a nuestros pueblos, andan callados.

La semana pasada, los alcaldes se reunieron para pedir acceso desde la variante de Villajoyosa al hospital comarcal. No se reunieron para pedir un nuevo hospital público, no. Se reunieron para pedir un acceso, tal y como hicieron en 2011 desde aquel siniestro Foro de Alcaldes de la Marina Baixa que no sirvió de nada como siempre, y por supuesto, lo habían prometido en 2005 cuando la variante, ilegal según el Supremo por cierto, se abrió al tráfico.

Estamos por tanto ante un silencio demasiado sospechoso. No es que uno piense que aquí alguien está sobornando a nuestros jerifaltes con tal de seguir pagando peaje, no, pero el comportamiento de algunos es más que propicio a pensar en ello. No podemos olvidar que cuando la autopista se construyó durante el final del franquismo, se dejó por escrito que quedaría libre de pago el 31 de diciembre de 1999. Pero Zaplana y José María Aznar, dos años antes, decidieron prorrogar por veinte años más a cambio de construir el acceso a Terra Mítica. Eso no lo creímos nadie, pero como las vacas daban entonces mucha leche, no importó tener que pagar unas 150 pesetas que costaba ir desde Benidorm hasta Alicante. 

Con la llegada del euro en 2002, le colocaron la coma entre el uno y el cinco, y pasamos casi a pagar el doble. Y nadie rechistó, ni siquiera los mandamases locales defendiendo a sus vecinos usuarios de un vial construido en tiempos de Franco

Ahora, si la cosa fuese en serio, ya se estarían estudiando los accesos a nuestros pueblos, dígase Callosa d´en Sarrià, Altea, La Nucía, Polop, l´Alfàs, Benidorm, Finestrat, Villajoyosa, y por supuesto, los pueblos del interior. Nada se sabe, nada se habla, y todos sabemos que estas cosas son demasiado lentas como para estar a un año de la hipotética desaparición de los peajes, y no saber ni por dónde se construirán. Por tanto, el pesimismo es evidente.

Como les decía, y pueden comprobarlo, en otras zonas de España donde se ha anunciado liberar tramos de autopistas, en sus medios digitales se puede leer la que se ha montado al efecto, pidiendo que se cumplan a rajatabla las palabras del ministro de Fomento. En fin, hasta en eso somos diferentes.

Nunca me canso de repetir que hasta nuestra comarca, hasta la marina Baja, o llegamos con el trenecillo que construyó el Rey Alfonso XIII en 1914, o llegamos con una carretera que está igual en muchos tramos tal y como la construyó Primo de Rivera en 1929, o llegamos con una autopista que la construyó Franco.

Por cierto, el consorcio que construyó la AP-7, con capital luxemburgués, suizo y alemán, en 1979 certificaron que la inversión ya había sido amortizada. Ahí es nada. Hagamos cuentas y veremos lo rentable que le ha sido a algunos mantener hasta el momento los peajes en su sitio. Por eso, o quizás por ello, no somos optimistas creyéndonos que el 1 de enero de 2020 no tendremos que pagar, amén de suponer una descongestión para pueblos como Altea o el tramo industrial de Alfaz, colapsados a diario.

No hay que olvidar una cosa. Ábalos dijo que durante esta legislatura quedaría libre de pago la autopista. ¿Y si se adelantan las elecciones y hay OTRA legislatura? ¿Se mantendrá el compromiso en ese caso?. Lo decimos porque ya sabemos que una cosa es lo que dijo Pedro Sánchez cuando era oposición, y ahora que es presidente dice lo contrario sobre un mismo asunto. Ojo al detalle, que igual nos llevamos una sorpresa.

Feliz inicio de semana!!!