Benidorm - Sociedad
El termómetro se ha desplomado en Benidorm hoy al amanecer registrando un grado y medio de temperatura
Por Antonio Zarco el dia 11-01-2019 a las 20:17
Vista de Polop en la última gran nevada en la comarca, en febrero de 1983, cuando llegó a nevar a pie de playa. Foto: Archivo
Vista de Polop en la última gran nevada en la comarca, en febrero de 1983, cuando llegó a nevar a pie de playa. Foto: Archivo
Ni tan siquiera cuando hace ahora un año nevó en las montañas de nuestra comarca se llegaron a registrar temperaturas tan bajas como hoy al amanecer. En el observatorio meteorológico ubicado en el Salto del Agua de Benidorm, hoy viernes se ha registrado una de las temperaturas mínimas más bajas de los últimos tiempos, con un grado y medio a las ocho de la mañana.

Ha sido la tercera vez en lo que llevamos de siglo donde la temperatura mínima ha bajado de los dos grados en Benidorm

En ese observatorio de la AEMET lo que sigue sin registrarse en cualquier cantidad de lluvia, ésa que tanta falta hace en nuestra comarca. De echo, en lo que llevamos de 2019 no se ha podido contabilizar ni una décima de litro por metro cuadrado.

Pero el microclima de Benidorm ha demostrado hoy que se puede pasar de un frío severo a una temperatura muy agradable en apenas dos o tres horas. Si a las ocho, cuando amanecía, la temperatura era de un grado y medio, dos horas más tarde ya era de casi nueve grados, y a las doce del mediodía la cifra casi alcanzaba los catorce. Sin embargo, los viejos del lugar han echado mano del refranero propio para días fríos como hoy, y han citado aquel que dice que "en agosto y en enero no tomes el sol sin sombrero", dada la grata sensación que puede ofrecernos la acción solar, pero capaz de acatarrarnos debido a la temperatura baja que sufrimos.

La temperatura de hoy pasará a la historia por baja. No obstante, hay que recordar que la comarca, desde que existen registros, ha padecido grandes olas de frío y nieve, como las acontecidas en 1956 y 1962, fechas en las que la nieve cuajó en las calles de los pueblos costeros de la Marina Baja, o la de 1971 y diciembre de 1979, con registros parecidos a los de hoy, aunque en aquel caso fue con nieve y lluvia.

Por último, recordar que precisamente fue el 11 de enero de 1981 cuando sufrimos la última gran nevada, a la que sucedieron las de febrero de 1983 o la de noviembre de 1993 y la última donde vimos los copos en la costa, como fue la de la noche del 27 de enero de 2005, cuando la nieve llegó a cuajar en las calles de Altea.