Nada ha cambiado desde que escribí estas cosas hace dos años. Por Pedro Fernández (Benidorm)
Miércoles, 06 Febrero de 2019 a las 0:28
Pedro Fernández (Benidorm)
Reflexión de uno de nuestros lectores en la primavera de 2017, en el ecuador de la legislatura. Foto: Archivo
Reflexión de uno de nuestros lectores en la primavera de 2017, en el ecuador de la legislatura. Foto: Archivo
Hace ahora dos años estábamos inmersos en plena campaña electoral de unas elecciones municipales que en Benidorm supuso una disgregación del voto que supuso pasar de tener tres partidos en el hemiciclo a tener seis. Los benidormenses castigaron tremendamente al partido en el poder entonces, el PSOE, quien perdió prácticamente la mitad de sus votos respecto a 2011, pasando de 10.379 sufragios a 5.416. Aquello fue motivo más que justificado para que toda la candidatura hubiera dimitido aquella noche, pero no, afrontaron el impacto y prometieron "diálogo" en beneficio de la ciudad. El Partido Popular ganó las elecciones, pero pasando de los 10.195 votos en el año 2011 a los 6.709 de hace ahora dos años. Perdió casi 3.500 votos, y esa debacle quedó maquillada al ser "el tuerto en el país de los ciegos". 

El pueblo de Benidorm dejó claro a través del voto que no querían a Toni Pérez en la alcaldía, un hombre caduco, rencoroso, vengativo, inculto, prepotente y muy arrogante. Sus más de veinte años sentado en el salón de plenos del Ayuntamiento de Benidorm le han dotado de una verborrea impropia de un dirigente del siglo XXI, y mucho menos para una ciudad cosmopolita que camina a la deriva. Y no lo decimos nosotros, lo dicen todas las estadísticas verídicas, no las que nos cuentan estos mequetrefes. 

Aquellas elecciones hizo perder fuelle a una Gema Amor, que liberal, centrista o de derechas, también recibió un suspenso del pueblo de Benidorm, perdiendo votos y ediles, pese a ofrecer a todos los vecinos una campaña electoral que ni la Hillary en Estados Unidos tuvo tantos medios y poderío en su lucha contra Trump. ¡¡Menudo derroche hizo la pizpireta!! Como novedades surgieron tres partidos en el reparto de escaños. 

Ciudadanos por Benidorm logró colarse como tercera fuerza local, aunque pudo ser perfectamente la segunda de no haber sido por los terribles fallos cometidos por su líder y alguna de sus candidatas en la última semana de campaña. Lo conseguido por CBM, por sus hombres y mujeres, pasará a la historia como una gesta irrepetible por muchos años que pasen. Un esfuerzo que no se ha rentabilizado al menos hasta el día de hoy en nada. Su programa electoral obtuvo un importante apoyo que nadie ha elevado a la realidad, y de forma incomprensible, han ofrecido un cheque en blanco a un PP en rotunda minoría que se está riendo de ellos. 

También surgió Ciudadanos. En esos momentos, el partido naranja hubiera conseguido concejales aunque hubiese presentado como candidato a una escoba. Era el partido de moda, y lograron tres ediles siendo la cuarta fuerza en Benidorm. Aunque hoy en día su popularidad anda por los suelos a nivel local, bien es cierto que ellos se han erigido en los salvadores de todos los males de la ciudad. Sus últimas notas de prensa destilan tal chulería que provoca rechazo leerlas. La última, la de ayer, daba a entender que Benidorm tendrá un evento deportivo gracias a Rafael Gasent y no gracias a Ana Pellicer, que es quien corta el jamón en la Concejalía de Deportes. Tienen un problema, y es creerse que son la caja del muerto, el badajo de la campana, el buqué de la novia en la boda.....y creerse que son el partido más votado en Benidom. 

Compromís-Los Verdes entró con dos ediles, y visto desde fuera, son quienes más y mejor están trabajando. De seguir así serán la gran sorpresa en el 2019, mientras otros de los citados se irán a su casa. 

En mayo de 2015 los vecinos de Benidorm les dijeron a sus representantes políticos que debían hablar, dialogar, acordar, consensuar y trabajar todos en beneficio de la ciudad. De los veinticinco concejales, ocho gobiernan y diecisiete andan tocando la mandolina. Ni son capaces de formar un gobierno sólido, ni son capaces de forjar un gobierno alternativo al Partido Popular y el nefasto Toni Pérez, quienes se creen dioses y son simplemente ocho entre veinticinco.

Si Benidom hubiera querido que gobernase el PP, hubiera votado al PP. ¿Son incapaces de darse cuenta de ello PSOE, CBM, Cs, Liberales y Compromís-Los Verdes? ¿Y tampoco tienen capacidad para ponerse de acuerdo entre todos ellos y conformar una mayoría? Desde las pasadas Navidades han venido sonando campanillas de acuerdos entre PP, CBM y C´s. El zorro viejo de la política local llamado Toni Pérez ha sabido engañar al menos a los dos ediles de Ciudadanos por Benidom, logrando que Arturo Cabrillo y Paquita Ripoll les apoyasen en unos presupuestos que no hubieran salido adelante sin sus votos. Los dos ediles de CBM, si no cambian, están traicionando a sus votantes, y si no actúan con sentido común, no sería extraño que pidan su dimisión en breve. CBM no puede seguir siendo la compresa de un PP a cambio de nada, y no hablo de prebendas, hablo de aplicación de un programa electoral que fue votado por más de tres mil personas. Lo que hagan C´s sinceramente nos da igual. Con los actuales tres ediles, en el 2019 no sacan ni para comprar una bolsa de pipas si continúan creyéndose que son la penicilina para las infecciones que tiene Benidorm. 

Nadie somos imprescindibles en la vida, y ellos lo van a comprobar dentro de dos años si es que repiten en la candidatura. Terminamos recordando una cosa a todos los elegidos en las urnas, y que parece que sólo ellos no se dan cuenta en Benidorm. El PP sigue actuando en estos momentos igual que cuando tenía mayoría absoluta en la ciudad, cuando le votaban 12.487 personas como sucedió en 2007 ó los 12.292 que obtuvieron en 2003, que han sido sus mejores resultados históricos. 

Enchufan y desenchufan como les viene en gana, hacen y deshacen como les apetece, y están faltando el respeto a los miles y miles de personas que ni les votaron ni ganas que tuvieron de hacerlo. ¿Y ante eso, los otros partidos van a traicionar a sus votantes?. 

En fin.......a veces pensamos que no caben mas inútiles por metro cuadrado en ciertos lugares de Benidorm. Pero cada pueblo tiene lo que merece, que en este caso, es lo que ha votado.

Noticiastoday © 2016