Noticias de Benidorm

Marina Baixa - Reportajes
Gata de Gorgos, hermosa y dinámica en el corazón de la Marina Alta
Por Antonio Zarco el dia 02-07-2018 a las 11:23
Imagen de Gata de Gorgos, uno de los pueblos más pintorescos de la Marina Alta. Foto: Antonio Zarco
Imagen de Gata de Gorgos, uno de los pueblos más pintorescos de la Marina Alta. Foto: Antonio Zarco
Rodeada de montañas, Gata de Gorgos es una de las poblaciones de nuestra provincia que como la inmensa mayoría, tiene sus raíces en los tiempos de la conquista musulmana, cuando era una alquería perteneciente a la taifa de Dénia. Cuentan las crónicas que después de ser ocupada por los cristianos en 1250, Jaime I concedió el señorío a Gaspar de Híjar. En 1526 Carlos I decretó el bautismo forzado de los moriscos, lo que provocó una revuelta junto a los moros de Pedreguer y Jalón, pueblos limítofes con Gata, junto a Llíber, Teulada, Benissa, y la actual capital comarcal. En 1535 la parroquia se independizó de la de Dénia y constituía un importante núcleo de moriscos, como sucedía en la mayoría de los pueblos del valle. Fue ya en 1609 cuando a raíz de la expulsión de las 160 familias moriscas que vivían en su territorio, Gata enfoca su economía en la agricultura, aprovechando la riqueza de manantiales de agua, y sobre todo, de la fortaleza del rio Gorgos, quien atraviesa su casco urbano teniendo en varios tramos “casas colgantes” que ofrecen un pintoresquismo muy peculiar a zonas del municipio muy poco conocidas por quienes la atraviesan con los vehículos a través de la N-332.

Gata podríamos llamarla la “villa de los puentes de la Marina Alta”, ya que son varios las que unen el casco urbano con sus partidas rurales, destacando sobre todo, el construido ahora hace un siglo para la llegada del ferrocarril a la localidad, echo que se producía en 1914. Aquellos tiempos coincidieron con la expansión del pueblo, quien tuvo una importancia relevante en la producción agrícola de la zona, y su especialización en objetos elaborados con esparto, la hicieron famosa en toda España, siendo uno de los pueblos donde los turistas hacían parada obligada en los años 50, 60 y 70, cuando todavía no existía la autopista del Mediterráneo, y Gata fue uno de los municipios que mayor riqueza generó alrededor de las múltiples empresas que florecieron alrededor del esparto y del mimbre, manteniéndose a día de hoy sus características casas de venta de productos típicamente gateros. Hoy en día, el turismo y sus florecientes urbanizaciones son el motor de su economía.

En los últimos tiempos, Gata ha vuelto a ser noticia a nivel nacional por los premios obtenidos por sus políticas de sostenibilidad y conservación del patrimonio histórico y medioambiental, entregados por Su Majestad Don Juan Carlos en la primavera de 2011.

Otra de las peculiaridades en la historia reciente de la ciudad, fue cuando en los años 80 la lotería nacional cayó en dos ocasiones íntegramente dos sábados seguidos, algo inédito,  y en uno de ellos los afortunados fueron casi todas las familias de Gata, ya que el número fue repartido por la Sociedad Musical de la localidad, de la que son socios la práctica totalidad de los vecinos.

En Gata, los amantes del buen comer podrán encontrar embutidos típicamente alicantinos, curados con mimo por sus charcuteros, sin olvidar que sus restaurantes nos ofrecerán platos cuidadosamente heredados de nuestros antepasados, destacando los arroces y las cocas elaboradas al horno de leña, tradición que se mantiene en muchas casas del pueblo. Los vinos, como es de imaginar, son de producción propia o comarcal, ya que su extensión de terrenos dedicados a las viñas producen cada año excelentes caldos.

Y como hacemos en cada visita a los rincones de nuestra provincia, recordamos los edificios más simbólicos del pueblo, destacando la Iglesia de San Miguel Arcángel, de interés arquitectónico, como también lo es la Ermita del Calvario.

De Gata son famosas sus cabalgatas de Reyes Magos, al ponerse en escena una representación de un Auto Sacramental de los tres magos de Oriente, escrito por Don Antonio Salvà, cronista de la localidad hasta el año 2007. Anteriormente a este escrito se representaba otra obra de varios autores, todos ellos participantes en las primeras representaciones y repartos de regalos que se realizaron en el pueblo.

Otras fiestas con arraigo popular son las de San Antonio Abad el 17 de Enero con su tradicional bendición de animales, y las fiestas patronales en honor al Stmo. Cristo del Calvario, a finales de julio y principios de agosto. San Miguel Arcángel se celebra el 29 de septiembre, y en el barrio de la Font del Riu se disfruta cada año los festejos en honor a San Juan el 23 y 24 de junio.

Hasta Gata de Gorgos podemos llegar a través del ferrocarril con el TRAM, linea 9, con parada en pleno casco urbano, o bien a través de la N-332 tras pasar por la “garganta de Gata”, un paisaje espectacular y único en la provincia. También puede llegarse a través de la AP-7 saliendo, bien en Benissa cogiendo la carretera general dirección Valencia, o bien en Ondara, cogiendo la nacional 332 dirección Alicante.

Espectacular imagen de la Garganta de Gata

Gata es un pueblo donde el esparto se convierte en arte